10 REFLEXIONES DE GERVASIO SÁNCHEZ

gervasio sanchez

1. Yo creo que el error es creer que porque haya unos utensilios que permiten hacer fotografía más rápidamente, eso va a mejorar la calidad. 

2. El problema principal es que el debate no es si es la fotografía móvil es un aliado o un enemigo, el debate está en que la fotografía, que siempre ha estado mal pagada, con la llegada de utensilios más rápidos, es cada vez peor pagada aún. 

3. Hace 20 años, mandar una fotografía desde Sarajevo hasta Madrid, desde teléfonos satélites que tenían en su poder las principales agencias de noticias del mundo, tras pedir la autorización correspondiente para el envío de la imagen, te costaba entre 200 y 400 dólares de aquellos tiempos y aparte tenían que pagarte tu trabajo. Hoy en día enviar esa imagen es totalmente gratuito, pero esos 300€ que se ahorra el periódico, en vez de invertirlo en mejorar la situación del fotógrafo o en hacer mejores reportajes y dar más tiempo para que puedan llevarse a cabo, se ahorra un dinero que no se reinvierte en otros elementos del proceso.

4. Hoy en día te contratan por el menor número de días posible, siempre a la baja, las tarifas además han descendido vertiginosamente. Los fotógrafos no pueden vivir de su trabajo, ese es el problema.

5. El problema es que le han hecho creer a la gente que la crisis económica ha destrozado el periodismo y es cierto que la crisis ha impactado durísimamente en los medios de comunicación, pero los directivos de los medios de comunicación siguen cobrando frioleras y frívolas sumas de dinero y eso no lo cuestiona nadie.

6. Cuando hablamos de redes sociales estamos creando una especie de panacea. Como es fácil transmitir, todo el mundo puede consumir gratuitamente, pero el problema es que si todos consumimos gratuitamente, al final estamos en un callejón sin salida y eso es lo que ha ocurrido.

7. Este negocio del fotoperiodismo va a que las empresas cada vez tengan menos personas fijas. La mayoría de las agencias se ha hundido y las agencias que quedan, por ejemplo, AP o Reuters, tienen los presupuestos totalmente limitados, lastrados y con dificultades para invertir en calidad periodística. Trabajar en una agencia como AP o Reuters es prestigioso, pero ya no tiene nada que ver con lo que era hace unos años.

8. La clave para determinar qué cambios va a sufrir el ecosistema del fotoperiodismo en los próximos años está en qué queremos pagar por la calidad periodística, da igual que sea fotoperiodismo, que periodismo literario, periodismo televisivo o periodismo radiofónico. Si la idea es seguir pagando la basura que se paga hoy en día, esta profesión en España está muerta.

9. Actualmente, en fotoperiodismo de conflicto hay la mejor generación de fotógrafos de la historia. De hecho, hay una quincena de fotógrafos magníficos y todos trabajan en el extranjero, ninguno trabaja en España. Algunos pueden publicar en España, pero no viven de su trabajo en España, porque es imposible. Yo mismo, durante mis 30 años de experiencia, he tenido que escribir, hacer radio o hacer otras historias para sobrevivir.

10. Es imposible vivir del fotoperiodismo como freelance, si no tienes un nombre. Te van a maltratar y malpagar escandalosamente. Si esto sigue así, dentro de 5 años estaremos en la misma situación que ahora mismo o incluso peor.

Gervasio Sánchez

gervasio_sanchez_fotoperiodismo-3-0

3 Comments

  • Responder marzo 16, 2015

    Fogerty

    Yo creo que, en fotografía, de la cantidad no sale, necesariamente, la calidad. Comparto la opinión de Garvasio cuando dice que “el error es creer que porque haya unos utensilios que permiten hacer fotografía más rápidamente, eso va a mejorar la calidad”. Sin ambargo, son precisamente los fotoperiodistas, en su inmensa mayoría, los que demandan y utilizan esos “utensilios” de los que habla Gervasio, capaces de hacer una docena de fotos por segundo, pretendiendo así la certeza de la captura de la foto que persiguen. Si a éso le añadimos que ésos “utensilios” llevan en sus tripas tarjetas de memoria que superan la capacidad de los cientos de rollos de película con los que, hace años, tenia que cargar el fotoperiodista y que, además, son gratis y que, además, las abundantísimas escuelas de fotogarfía despachan cada año numerosos alumnos, que han pagado una pasta, con un título que dice que son fotógrafos pues ya tenemos los ingredientes para que se dé una gran abundancia de fotoperiodistas. Y como nos movemos en una economía de mercado, pues resulta que la abundancia de oferta hace caer los precios. De todas formas, éso es la competencia, que es muy sana, aunque tenga efectos, para algunos, indeseados. No obstante, a nadie se le obliga a ejercer un trabajo determinado y todos debemos saber que la profesión que hemos elegido tiene ventajas e inconvenientes, y no basta con argumentar que es lo que me gusta, porque si se elige como profesión también hay que asumir que se pretende vivir de ella. Por ejemplo, si yo decido estudiar una determinada carrera, a sabiendas de que el acceso a la misma es fácil y las promociones abundantes, y que la demanda de ésa titulación es escasa, luego no puedo quejarme de lo mal que me pagan. Puede que haya acertado al estudiar aquello que me gusta, pero me he equivocado al elegirla como profesión.

  • Responder marzo 18, 2015

    javier

    Gervasio Sánchez no es la persona más indicada para echar en cara lo mal pagado que está el periodismo y lo mucho que cobran los directores de periódicos (su último latiguillo según he podido comprobar en sus charlas). Su faceta de free lance reconocido le permite venderse al mejor postor (imagino) y por tanto el tema pecunario lo tiene más que cubierto. Hablar por lo que les sucede al resto de compañeros de profesión puede que le tranquilice para dormir por las noches pero no va a resolver el problema, que a mi modo de ver tiene otros muchas vertientes aparte de la económica. Por cierto me fastidia ese supuesto halo de levitación en que se encuentra por el mero hecho de ser “fotógrafo de guerra” y haber estado en casi todas las que pululan por el planeta. No le quito el mérito de su valentía, pero como él mismo argumenta, el periodismo es una vocación…y nada le impide hacer otra cosa en otros lugares menos peligrosos, si sigue en ello es porque alguna ventaja verá en ello. Para otra ocasión dejo el tema de si las fotografías impactantes que él hace tienen hoy en día ese supuesto efecto de convulsión en una sociedad tan viciada como la nuestra…hay muchas “verdades absolutas” que son solo verdades a medias.
    Como lo cortés no quita lo valiente, le felicito por el premio Brunet que va recoger hoy en Pamplona.

  • Responder marzo 19, 2015

    Gervasio Sánchez

    Estimado Javier: Muchas gracias por felicitarme por el premio Jaime Brunet. Quiero aclararte que durante muchos años (hasta el día anterior a que cumplí los 32 años) tuve que trabajar de camarero durante la temporada de verano para hacer coincidir con los siempre altos gastos de mis viajes (y no porque fuera a hoteles de lujo ni muchos menos) y los ingresos limitados (incluso en la mejor época del periodismo español). Si no hubiera escrito y hecho radio hubiese sido imposible sobrevivir como fotógrafo. Hoy la situación es distinta pero quiero que sepas que llevo más de 30 años trabajando en la especialidad que elegí. Sino te importa seguiré diciendo lo que pienso sobre el trato que dispensan a mis compañeros (y a veces a mí) y te aseguro que no es para dormir mejor sino porque creo que un trabajo especializado tiene que ser pagado decentemente. Siento que te fastidie “ese halo de levitación” pero soy el primero que rechaza frontalmente la etiqueta de fotógrafo de guerra y es raro que yo hablé de mi mismo en una entrevista. Si piensas que uno decide trabajar en zonas de conflicto (donde han muerto mis mejores amigos, otros han sido heridos, otros secuestrados, otros han sufrido estrés postraumático) por inmejorables ventajas (ya me explicaras cuáles) estás completamente equivocado. Te aseguro de que a este tipo de lugares no se va por razones esotéricas y menos por razones económicas y menos en búsqueda de prestigio porque es fácil que te quedes en el camino. Cuando hablo de las distancias económicas entre periodistas de base y responsables me refiero explícitamente a directivos (que pueden ser o no directores) que cobran cantidades estratosféricas mientras recortan los presupuestos necesarios para hacer periodismo de calidad. Muchas gracias por tu atención

Leave a Reply