10 REFLEXIONES DE ANDRÉS KUDACKI

People exercise in the beach in NYC, April 18, 2016. Photo: Andres Kudacki

1. No ha pasado tanto tiempo desde que llegó el digital hasta que explotaron las redes sociales y el desarrollo de tecnologías que permiten tener acceso a la información inmediatamente. Antes tenías en casa un ordenador que era estacionario y no lo podías mover. Tenías que levantarte a cierta hora para poder ver el telediario o cierta edición del noticiero o esperabas el periódico por la mañana. Ahora eres tú quien decide qué ves y en qué horario quieres hacerlo. Casi todo está en la palma de tu mano, en tu móvil y es a la carta.

 

Lo que no viste se repite en la web de los medios o a través de las redes sociales y en otras plataformas… Ha cambiado de manera abismal. Por otro lado cada persona produce información escrita o visual con llegada a una audiencia que puede ser reducida o multitudinaria.

 

Para los medios de comunicación ha sido difícil adaptarse a esta situación porque se produce muchísima información, aunque mucha tenga muy poca credibilidad, pero disputa parte del mismo espacio. Hay mucha información y la gente está menos dispuesta a pagar por ella. Los medios no gubernamentales viven de los subscriptores y/o de la publicidad salvo excepciones, pero con este cambio tecnológico e informacional que se ha desarrollado tan desordenadamente muchas plataformas se están comiendo gran parte de esos recursos. Hay una gran desregulación y no hay políticas adecuadas para detener esa sangría.

 

2. Hay ciertas reglas para los medios de comunicación, pero otras plataformas tienen “libre albeldrío", en el tema de los Copyrights. Ahora mismo te enteras de algo, vas a buscarlo a un medio que consideras fiable a veces no lo tiene porque no tiene los derechos, no ha conseguido comprarlo pero si está en otra plataforma que no paga por los derechos. Así es obvio que ese medio que no publica la información va a perder un lector o televidente. La próxima vez el lector o televidente va a acudir directamente a la plataforma y esta se llevara también los recursos de publicidad. Creo que también no hay mucha educación en cuanto a la calidad de la información y una fuente desconocida se equipara con una fuente que trabaja con ética periodística.

 

3. Si hay algo positivo en esta diversificación de la información, de la inmediatez y la tecnología, donde hay muchas fuentes desconocidas y muchos medios que traicionan sus principios, es que puedes chequear y contrastar rápidamente entre muchas fuentes en segundos y a los propios protagonistas.

Cuando hablo de medios que traicionan sus principios me refiero a que entre otras cosas a la gran cantidad de medios que están preocupados por lograr objetivos de una agenda política aunque tengan que darle una puñalada en la espalda al periodismo ya sea perdiendo el respeto por el sujeto del cual están hablando, mintiendo sesgando de manera deliberada las noticias … Eso no quiere decir que no haya periodistas que trabajan muy bien, pero cuando ocurre eso, flaco favor le hacen al periodismo.

 

4. En cuanto a los medios independientes que están surgiendo al margen de los tradicionales, Memo Magazine, por ejemplo, me parece un proyecto muy interesante. Personalmente me pone muy contento que haya este tipo de revistas de fotoperiodista a en primera persona haciendo su propio formato. El problema creo que tiene que ver con la educación. ¿Por qué no se paga o se paga menos por la información?

 

No es porque la gente esté menos interesada por la información. Creo que hoy se consume información como nunca en la historia. Se consume muchísima más información que antes. Lo que pasa es que se consume información y entretenimiento, pero no se consume tanta información de calidad. Estaría bien que la sociedad tuviese más educación en cuanto a la información y también más educación visual. Que supiese distinguir lo bueno de lo malo, como hace en otras cosas. Es mucho más difícil que estos medios salgan adelante si no hay nadie que esté dispuesto a pagar por ello. Hoy por hoy, la gente no lo aprecia. Ni siquiera los medios lo aprecian. Porque cuando un fotoperiodista lleva un trabajo de dos años, lo que le pagan por ese trabajo es irrisorio, un chiste.

 

5. Casi todos los fotoperiodistas que yo conozco o la gran mayoría, que están trabajando en proyectos de larga duración y que están documentando
historias de la humanidad, malviven o sobreviven. Ni hablar de lo que va a pasar en el futuro. Ni jubilación ni nada parecido. Los medios intentan
contar más con freelances y tener menos staff, pagar menos por las producciones y nutrirse de historias ya producidas o incluso validar contenidos que son poco creíbles.

 

6. Si eres un medio y le pides a la gente que cuando ocurre un suceso te envíe imágenes de lo ocurrido la gente en estos casos va a terminar mirando Twitter sin intermediarios en vez de tu medio. Todas esas cuestiones juntas hacen que los medios estén ayudando a autodestruirse. Gran parte de las grandes producciones en las zonas de conflictos las llevan adelante fotoperiodistas sin ninguna protección de los medios que las publican y a cambio de una remuneración ínfima.

 

7. Las agencias siempre van a tratar de trabajar desde una línea de periodismo puro y duro donde hay independencia para trabajar y un estricto código ético. Una agencia no tiene la verdad absoluta y se puede equivocar. Pero, ¿qué pasa cuando esa agencia se equivoca? ¿Va a tratar de taparlo o va a tratar de corregirlo? La agencia va a tratar de corregirlo, no va a tratar de ocultar nada para salvar a nadie. La agencia se va a desvivir por corregir los errores.

 

Después están los periódicos, la televisión, la radio… No está mal que los medios tengan una linea editorial, pero cuando priorizan una agenda política sobre el periodismo, usan todas las armas y dejan el periodismo y el código de ética a un costado, siendo capaz de mentir o manipular la información, no dando lugar a la réplica a la diversidad de opiniones, lo que están haciendo es matando su propia profesión y matando el prestigio de muchos periodistas sobre los cuales se generaliza.

 

8. Pertenecer a una agencia o que colabores con una agencia que trabaja éticamente y se desvive por rectificar los errores cueste lo que cueste seguramente es algo que habla bien de tu trabajo pero hay muchísimos fotoperiodistas de muchos medios y freelance que trabajan de manera ética. Lamentablemente si trabajas para medio que manipula la información, puede que de alguna manera afecte la manera en que se vea tu trabajo pero también es verdad que dentro de la profesión los fotoperiodistas saben quién trabaja bien y quién trabaja mal.

 

9. Los fotoperiodistas y las agencias son de hablar poco de emitir pocas opiniones, de mantener silencio en la medida de las posibilidades. Y a veces las opiniones o declaraciones son escuetas y no siempre echan tanta luz porque hay muchas otras voces manifestándose sobre temas polémicos del Fotoperiodismo como la manipulación de las fotografías o el uso inapropiado de los Copyrights. Hay actores que intentan generar confusión desde el desconocimiento o desde sus propios intereses.

Pero la realidad es que la postura de las agencias hoy por hoy es uno de los reservorios éticos que mantiene la credibilidad del trabajo fotoperiodístico. Las agencias tienen claro que su valor principal es la credibilidad, cuando pierden la credibilidad, pierden la razón de existir para situarse en el mismo nivel de cualquier información y fuente anónima que gira por las redes sociales.

 

10. Los concursos son una manera de revisar el trabajo que hiciste a lo largo del año y participar en la comunidad del Fotoperiodismo. Hasta ahí estoy totalmente de acuerdo, pero los concursos de fotoperiodismo deben honrar el trabajo de los fotoperiodistas y no al revés. 

Creo que tiene que ver con la dimensión. Si quieres contar una historia, cuéntala sin plantearte cómo hacerlo para que funcione mejor en un concurso. Cuando termine el año, reedita tus trabajos y preséntalos a un concurso si quieres o haz una exposición, pero la prioridad no puede ser el concurso. Como decía Desmond Boylan, el fotógrafo irlandés, su motivación es salir y hacer fotos todos los días. Esa es una motivación valorable y una actitud positiva de un fotoperiodista.

Be first to comment