“Debemos hacer de nuestra profesión, el fotoperiodismo, una forma de vida mejor pagada” Javier Arcenillas

Red Note

De todos es conocida la gran crisis económica en la que está sumido el Fotoperiodismo y curiosamente la gran cantidad de buenos fotógrafos que están saliendo a día de hoy a pesar de todos estos obstáculos, son mejores, más preparados y con unas aptitudes mucho más avanzadas en contenidos que hacen de los fotoperiodistas de hoy no solo enormes informadores, también grandes autores…

Esto tiene una sencilla explicación, hace 30 años los mejores fotógrafos no dedicaban su tiempo a la enseñanza, su dedicación era el fotografiar e informar, esta formación del medio en las pocas escuelas que había era mas bien técnica y difícilmente te preparaba para trabajar en la calle, a día de hoy no es así. Los grandes fotógrafos freelance han pasado de publicar sus reportajes semanal o mensualmente al año a hacerlo casi de manera trimestral o semestral en el más optimista de los casos. Los grandes del starsystem fotográfico mundial (y españoles en particular) ahora dedican parte de su tiempo a los seminarios, talleres o cursos donde exportan todo su conocimiento sobre el terreno. Esto produce una enorme educación no solo visual o técnica (que era la parte principal hace 30 años) sino también en materias tan prácticas e interesantes como son la edición, el concepto, la narrativa o la ética.

Por ejemplo, los fotoperiodistas españoles del presente digamos de 22 a 32 años disponen en la mayoría de los casos de formación Universitaria, educación en redes sociales y tecnología e idiomas, a esto hay que sumarle los grandes festivales de fotografía y fotoperiodismo que hay y una más que aceptable oferta de talleres y cursos impartidos por los mejores profesionales curtidos en guerras, viajes, periodismo, audiovisuales, publicidad y documental que se puedan encontrar.

Hace 30 años eso no existía.

Aunque aún tenemos una tara formativa que debemos resolver cuanto antes para poder realizar nuestro trabajo. La creatividad e implicación de los fotoperiodistas en nuestro país esta fuera de toda duda pero no así la capacidad de gestión. Dejando al margen aquellos que de momento siguen trabajando para medios, agencias o prensa, el núcleo fuerte del fotoperiodismo siguen siendo los profesionales freelance y en ellos entre los que me encuentro hay una enorme falta de formación sobre economía, marketing y gestión de empresas considerando estos puntos como indispensables para generar clientes y/o beneficios.

Esto dificulta en muchos casos la progresión y proyección de nuestras respectivas iniciativas y llevan al fracaso el proyecto profesional de la empresa.

Creo que al margen de esa primera formación técnica o periodística y a esa educación profesional de seminarios, talleres y cursos, hemos de añadir los conocimientos que nos permitan crear modelos empresariales personales o sociedades con ideas nuevas y desarrollos más abiertos para hacer de nuestra profesión, el fotoperiodismo, una forma de vida mejor pagada.

Afortunadamente empiezan a salir brotes en ese sentido como Calamar2, MEMO o cooperativas de fotógrafos bastante interesantes…. y esperando que no nos detengamos ahí.

Un abrazo.

Javier Arcenillas.

JAVIER ARCENILLAS

Be first to comment